SERÁS CAPAZ DE:

POTENCIAR tus fortalezas, desde el AUTOCONOCIMIENTO, para ENFOCAR tu vida y DESCUBRIR todo aquello que llevas dentro.

Transforma tu mente

Comienza a ser consciente de tu mente y cómo sacarle el máximo partido

Te doy las pautas y las herramientas necesarias para que puedas cambiar tu realidad, tu paradigma mental, crecer como persona, alcanzar tus metas, y todo aquello que siempre has soñado hacer y nunca has sabido cómo.

Todo ello desde una mentalidad más fuerte, más resiliente. Todo aquello que te contaron cuando eras niña, cuando eras niño, déjalo a un lado, permítete instaurar el pensamiento crítico en tu mente y la duda en tu corazón para aprender una nueva realidad que te permita, por fin, darte cuenta, de que los sueños pueden hacerse realidad.

cuida de tu familia

Una educación consciente y positiva en la que el acompañamiento es la clave

Ayudar a tu hijo a sentirse importante (sentido de conexión), y así corresponder a su necesidad de pertenencia y significado.

Usar la amabilidad y la firmeza al mismo tiempo sin que esto sea excusa para seguir intentando mantener nuestra parcela de poder, por tanto, siempre desde el respeto a nosotros mismos y a nuestros hijos.

Modelar los valores de tu hogar y de tus hijos desde el respeto, la comunicación y la cooperación, enseñando a nuestros hijos, de este modo, las competencias básicas para la vida.

Enseñar valiosas habilidades para la vida (Respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…)

Ejercer una educación alentadora (en lugar de aduladora). Alentando a nuestros hijos ponemos el foco y la importancia en el proceso, haciendo énfasis y dando importancia al esfuerzo y la mejoría, dejando en un segundo plano el resultado, esto contribuye a desarrollar una autoestima sólida en el niño a largo plazo así como lo estimula a perseverar.

Ver el error como una oportunidad de aprendizaje única para seguir creciendo juntos, padres e hijos.

Desterrar la culpa de nuestra vida, pues esta solo nos paraliza, en su lugar adquirir la responsabilidad para así tomar un papel más activo en la educación de nuestros hijos y aprender y esforzarnos juntos día a día.